REVISTA: CARETAS, EDICIÓN 2060
LUGAR: LIMA, PERÚ
FECHA: 08 DE ENERO DEL 2009

LA SONRISA PRECISA
DIARIO: "THE WASHINGTON POST"
LUGAR: WASHINGTON, ESTADOS UNIDOS
FECHA: 02 DE AGOSTO DEL 2001

FELIPE CARBONELL, EL SEÑOR GUINNESS
Tras la reciente elección de un antiguo limpiabotas como presidente, Perú ha disfrutado de una gran celebración nacional de los logros humanos contra todo pronóstico. Ese tipo de esfuerzo que va más allá de las barreras sociales y que rompe cualquier tabú racial existente y con el final heroico de las películas de Hollywood.

Así que hablando de logros ¿dónde colocamos la fabricación del sombrero de paja más grande del mundo?. ¿Y escribir la carta más larga o reunir más de tres toneladas de ingredientes para el picnic estilo peruano más grande del mundo?. Pues justo donde más se ve, parece ser.

Mucho antes de que Alejandro Toledo ganara las elecciones presidenciales en el mes de junio, una victoria convertía en un nuevo principio tras la corrupción, la extorsión y demás felonías de la administración anterior: los peruanos se habían puesto manos a la obra para alcanzar la inmortalidad de una forma más popular entrando en el Libro Guinness de los Records.

Alguno de los esfuerzos recientes (unos con éxito, otros no) con los que colocar a los peruanos en los titulares por algo más que las supuestas payasadas criminales del antiguo jefe de los servicios secretos Vladimiro Montesinos y del previo y fugitivo Alberto Fujimori pueden ser cocinar el mayor guiso de patatas, bolear entre dos personas una pelota de fútbol en el aire durante más tiempo que nadie, escribir la carta más larga del mundo, extendida por la autopista desde los barrios ricos y costeros de Lima hasta el centro y, en el intento más peculiar de alcanzar la fama, reunir a 500 chamanes en una barriada de Lima para realizar la mayor curación de masas de la historia, utilizando conejillos de indias como medicina. Y es que en Perú, el conejillo de indias es un artículo más del menú que se utiliza también en los rituales de curación.

“Los últimos diez años han sido una mezcla tal de esperanzas sin garantías y de desilusiones dolorosas que estamos intentando ser parte de la historia, de otra manera” afirma Max Hernández, un psicoanalista de Lima. “Si Toledo se ha convertido en un símbolo del Perú buscando respeto en el mundo, lo mismo ha sucedido con el Libro Guinness. Es una lucha para ser parte de la aldea global”

No es labor sencilla cuantificar el celo de un país por lograr la fama en el Guinness, pero si hacemos una comparación de las entradas del Perú con las de sus países vecinos tenemos un claro ganador. Si no incluimos las proezas logradas en eventos deportivos organizados, Perú cuenta con dos entradas en “logros humanos” frente a ninguno por parte de Colombia, Chile y Ecuador. Brasil, un país con una población seis veces superior a la peruana sólo cuenta con una entrada comparable: el mantel más grande del mundo.

No todos los records de Guinness reconocidos aparecen en el libro por razones de espacio y los dos records que tiene Perú no son más que una referencia de todos los que no aparecen listados o lo que no han sido incluidos. En diciembre de 1999, Hugo Crespo Sánchez organizó una Pachamanca, una comida al aire libre en la que se utilizan piedras calientes y un agujero en la tierra para la que se usaron unos 3,000 kilos de pollo, carne, marisco y verduras. Sánchez pudo haberse inspirado en el pueblo sureño de Sicuani, en el que tan sólo un mes antes los habitantes usaron 536 parrillas para hacer una barbacoa de algo más de 600 metros. Hasta hoy en día, la villa ostenta el record de la barbacoa más larga del mundo.

Es muy raro que en Perú transcurra un mes sin que alguien intente preparar el ceviche más grande, en una mezcla de mariscos marinados en zumo de limón o algún otro tipo de monumento “alimenticio”. Los medios de comunicación peruanos prestan a todos estos esfuerzos una gran atención y ahora una empresa artesanal unipersonal se ha desarrollado en torno a este fenómeno.

Felipe Carbonell es el consultor no oficial del Guinness en Perú. Se trata del hombre al que hay que llamar cuando se tiene una idea. En algún momento y otro a lo largo de los últimos once años, este señor hiperactivo de 68 años de edad se ha hecho con cinco records Guinness, todos ellos por contar los chistes más largos o por contarlos más rápidamente que nadie.

Carbonell cobra una tarifa, pero sólo a aquellas personas que pueden pagarla. Una de las personas que aspiran a batir un record Guinness y a la que el señor Carbonell prevée cobrar es un cirujano plástico de Lima que quiere transportar en avión niños con labios leporinos desde las provincias en un intento por realizar el mayor número de operaciones de este tipo en un solo día. Los del Guinness no han apoyado la idea hasta el momento ya que no promocionan acciones que puedan poner en riesgo la vida.

“Le he dicho que no abandone” afirma el señor Carbonell que nació en España pero que ha vivido en Lima 31 años. “Ya veremos que sucede”.

Aunque Carbonell posee una compañía de envíos y de transportes, las primeras tarjetas de visita que se acaban son las que presentan su nombre bajo el logotipo de “Guinness Superlatives Limited”. Su título actual aparece impreso bajo su nombre en inglés y en español “100 horas contando chistes sin parar”.

Para alcanzar esa marca Carbonell fijó y rompió repetidamente sus propios records. Primero fueron 48 horas, luego 72 y ahora ya vamos por los tres dígitos. “Nadie”, nos cuenta henchido de orgullo, ha podido batir ese record. Su otro record “activo” afirma es el de contar más chistes que nadie en una hora: 365.

Carbonell recibe de 30 a 20 llamadas al año de peruanos con ideas para entrar en el Libro Guinness. Lo primero que les dice a los aspirantes es que le echen un buen vistazo al libro para asegurarse de que la idea no ha sido probada con anterioridad. Es mucho más fácil establecer un record cuando todavía no hay uno que batir. Después, Carbonell y el aspirante en cuestión escriben a la gente del Guinness, quienes se encargan de esbozar la documentación de autentificación necesaria pero que no ofrece seguridad alguna de que la hazaña va a aparecer en el libro.

“Debes encontrar algo extraordinario” es su consejo. Entre sus clientes más recientes cabe destacar a la villa de Tarma, en la que los habitantes hicieron una alfombra con 25 variedades distintas de flores y de unos 800 metros de longitud y de 4 metros de ancho. Otro cliente, el Restaurant Costa Verde de Lima realizó el “Buffet más grande del mundo”, lo que le valió la entrada en la edición latinoamericana del Guinness, que ya ha dejado de existir.

¿Para que?. Algunas de las tareas de Carbonell tienen una raíz caritativa aunque ese no es nunca el primer motivo que menciona. Su mujer falleció hace 20 años, víctima del cáncer y la primera vez que batió el record de contar chistes sin parar arrebatándoselo a un Capitán Naval sueco en el año 1984, lo hizo en el bar de un hotel a beneficio de un hospital. Carbonell ganó más de 200,000 dólares al fijar la marca de las 100 horas.

Pero Carbonell afirma que todo consiste sobre todo en formar parte de algo. Carbonell asistió a la barbacoa más grande del mundo que comenzó siendo un intento de celebrar la “mayor barbacoa de alpaca del mundo” pero el evento creció y creció y creció hasta que le sobraron los calificativos. Los organizadores trocearon 220 alpacas produciendo más de 2,200 kilos de carne y dando de comer a 30,000 personas.

“Estar incluido en un club tan especial es un sentimiento maravilloso” afirma. “Eso si, hay que estar un poco loco”.

DIARIO: "EL PERUANO"
LUGAR: LIMA, PERÚ
FECHA: 24 DE SETIEMBRE DEL 2001

FELIPE CARBONELL, DE ANIVERSARIO A IMPONER NUEVOS RECORDS
Hace más de 30 años, llegó al Perú de casualidad y se quedó prendado de la riqueza cultural de nuestra tierra, que nunca más pensó en marcharse. “Soy tan peruano como tú, además por decisión propia”, exclama con orgullo Felipe Carbonell.

Este español de nacimiento, pero peruano por convicción, reparte su tiempo entre la televisión, su empresa de transportes y mudanzas, la asesoría a quienes deseen batir algunos records, y la organización de certámenes.

A todo dar. La Agenda de Carbonell es el magacín que conduce desde hace tres años y que se transmite los viernes a las 22.00 horas, vía canal 20. El programa se repite los lunes en el mismo horario, y el equipo que lo acompaña en esta aventura está formado por Jenny Capo y Mónica Alarcón.

¿Cómo definirías tu espacio? “Es un magacín instructivo y, sobre todo, positivo. Brindamos al televidente novedades sobre qué restaurante o galería de arte puede visitar. También tocamos temas de salud, hípica y asimismo cumplimos una pequeña labor social.”

En esta última tarea, precisamente, trabaja en coordinación con el Instituto de Desarrollo y Paz Social. Así pudo ayudar a comedores populares de Alto Pamplona y otras zonas de San Juan de Miraflores.

Y para celebrar el aniversario de la Agenda de Carbonell, realizó un gran festejo el viernes 7 en el Jockey Club del Perú. Allí estuvieron invitados Augusto Polo Campos, Mayra Guzmán, Santiago Silva y la familia Rodríguez, entre otros. Asimismo, no faltaron a la cita varios embajadores y alcaldes.

Incansable y dinámico, Felipe confiesa que le gustaría efectuar mensualmente un programa en vivo, con el cual rinda homenaje a distintos países “con fiesta, arte, comida y artistas representativos del lugar”, expresa.

Hombre de metas. Su nombre se asocia inevitablemente a los récords Guinness. El primero lo batió en 1983 contando chistes por 40 horas. Un récord de alegría para curar un gran mal rezaba el eslogan de esa maratón. Ahora está muy ocupado para romper otra marca y asesora a quienes deseen acuñar su nombre en el este famoso libro de records. El tamal más grande del mundo en Supe y la tortilla más grande para los avicultores en el Jockey Plaza son proyectos en los que trabaja.

“En el Perú, a pesar de la crisis, existe gente que quiere superarse y hacer cosas extraordinarias. Por eso estamos adelante de Brasil y Argentina en cuanto a batir records. Somos los primeros en Sudamérica”, asevera.

Sincero y conversador por excelencia, no esconde su deseo de volver a tener un espacio dedicado a este tema, como el que tuvo en canal 11. Inmerso en un sinfín de actividades, Carbonell comenta que viajará a Las Vegas, a España y a la República Checa, país donde debe concretar algunos detalles para la organización de un certamen.

Añade que colabora con la Municipalidad de San Borja para organizar un festival de teatro moderno. Este hombre tiene, sin duda, energía para quebrar muchos récords más. (R.M)

DIARIO: "VISIÓN HISPANOAMERICANA"
LUGAR: MADRID, ESPAÑA
FECHA: 15 DE ENERO DE 2003

FELIPE CARBONELL, RECORD GUINNES CONTANDO CHISTES DURANTE… ¡100 HORAS!
(Por Felipe Bustamante, enviado especial)
Aunque usted no lo crea Felipe Carbonell (un empresario español radicado en Lima, Perú) es el actual record Guinness del Humor, ya que entre otros records y asesorías cuenta con 100 horas contando chistes. Felipe es también tío del cantante y humorista Pablo Carbonell, uno de los “Hombres de Negro” del otrora programa televisivo “Caiga quien Caiga”.

En esta entrevista realizada en su residencia de San Isidro en Lima, nos cuenta algunos correlatos de su vida humorística y empresarial.

Sr. Carbonell, ¿podría relatarnos su larga trayectoria?
Mira, pues mi vida ha sido fascinante y me encuentro muy orgulloso de ella. Nací en una familia de clase media en España, mi padre era ingeniero de minas, una familia muy arraigada y muy grande por parte del origen andaluz de Córdoba de donde es el aceite de oliva que fundó mi tío abuelo; además incluso entre otras cosas muy interesantes, tengo hasta el árbol genealógico que lo hizo el general Francisco Carbonell (ya retirado), que fue el general de la brigada de Brunete después del 23-F, donde se remonta la familia Carbonell nada más y nada menos que hasta la Edad Media con un capitán Ponciano Carbonell del Reino de Valencia.

Me siento muy orgulloso de haber tenido una educación muy católica con los agustinos, en la cual tenemos cinco generaciones. Me eduque en Córdoba, Madrid y Zaragoza. Cuando acabe el bachillerato en Zaragoza era jugador de baloncesto y la verdad no sabía que estudiar; tenía muchas ganas de estar en Zaragoza porque habíamos subido a primera división y teníamos un equipazo. Me atraía la profesión de mi padre pero como no era muy bueno en matemáticas, decidí estudiar Derecho en la Universidad de Zaragoza un par de años y acabe en Madrid después de otros tres años. Luego decidí preparar carrera diplomática y me pase un año en Francia. Otro año en Inglaterra y volví a España en donde conocí a mi esposa Barry que era norteamericana. Estuve en Estados Unidos y luego de estar año y medio, la verdad era que yo quería trabajar en el plano internacional, tuve la oportunidad de trabajar en una compañía de mudanzas y embalaje BEKINS pero no tenía mucho de internacional, así es que decidí buscar una que tuviera interés en el plano internacional. Conecte con DEAN VAN LINES, que tenía muchas ganas de expandirse internacionalmente. Tuve la oportunidad de que me enviasen a España y en un año y medio constituimos una compañía que todavía existe y que se llama INTERDEAN. Es una de las compañías más grande del sector pues no solamente dábamos servicios a las fuerzas americanas sino que también nos metimos en el plan comercial comenzando a sacar muchos negocios no sólo de mudanzas sino también de exportaciones y logística como fuera la exportación de muebles españoles a Puerto Rico en donde amoblamos un hotel entero (Americana) y de ahí me nombraron Gerente para Latinoamérica y El Caribe.

¿Cómo fue tu llegada al Perú?
Fui a México donde tuve mi base de operaciones e hice ocho compañías por Latinoamérica incluyendo el Perú, país que yo no conocía ni había oído hablar mucho de él. Conocía más México, Argentina y Brasil pero sin embargo a Perú lo conocí en Francia cuando preparaba el ingreso a la carrera diplomática española. Me di cuenta que los franceses tenían una gran afición por el Perú. Nunca pensé que me iba a quedar acá pero por esas cosas de la vida se ha constituido en mi segunda patria. Tuve una más o menos diferencia con uno de los dirigentes y me fui de la empresa. Entonces me contrató la compañía Servicio de Transportes Global S.A. (Global Van Lines Inc.) y allí hicimos unas doce compañías en Latinoamérica en supuesta sociedad al 50% cada uno.

Pensé que me hacía millonario en dólares pero lamentablemente hubo una gran pelea y me refugié en el Perú, porque las únicas compañías que estaban a mi nombre eran las de Perú y Colombia y así caí por una de esas casualidades en este país. Libré una batalla contra esa gran compañía que duró cuatro años y teníamos muchos pleitos en el Palacio de Justicia en Perú, hasta que solo fuimos lo suficientemente inteligentes para llegar a un acuerdo y la compañía de Perú pasó a llamarse Carbonell Transports S.A., de eso ya hace casi treinta años.

Bueno, la verdad que el Perú me cayó muy bien. El Perú es uno de esos países que uno no esta preparado para conocer pero que lo agarra muy a gusto, pues aunque mi madre decía que el Perú no era un país serio, le dije que quizás a mi me gustaban más los países que no eran muy serios. Me adapte y la verdad es que no he tenido nada más que satisfacciones. Que te voy a decir que a pesar que el país atraviesa grandes dificultades y de que a perro flaco todas son pulgas, no solamente para los trabajadores sino para los empresarios estamos en un momento difícil pero he tenido la suerte de entretenerme un poco con la televisión y de tener un programa llamado “La Agenda de Carbonell” con ocho años de sobrevivencia. Tengo una serie de otras actividades como servir de asesor de Records Guinness. Hemos sacado records en el Perú que son gloriosos como por ejemplo hemos hecho “La alfombra de pétalos de flores más grande del mundo” en Tarma (800 metros por 4 metros de ancho) en la Semana Santa que es un record que todavía está, hemos hecho en Canchis-Sicuani/Cuzco cuya Municipalidad quería hacer popular la carne de alpaca que es uno de los productos más interesantes que tiene el Perú (cero colesterol y no tiene ninguna grasa) y que es exquisita, cien mil veces mejor que el avestruz. Hicimos “La parrilla de carne de alpaca más grande del mundo”, eran cerca de 600 metros de parrillas unidas unas a las otras, creo que puestas en pie son más altas que las Torres Gemelas de Nueva York. Curioso pero aquí en el Perú cuando se da un Record Guinness parece que no le dan importancia, les interesa más los de fuera pero quizás aquí ya empieza a ser que nadie es profeta en su propia tierra, yo soy tan peruano y no soy profeta aquí. Pero si he tenido la suerte de hacer muchas diferentes cosas, de tener una vida muy interesante, muy variada y creo que estoy llegando a los setenta años con una alegría y con un interés y una vida larga como dicen acá, con ganas de seguir haciendo muchas cosas. Sobretodo lo que me encantaría hacer es muchas más cosas entre Perú y España, que a pesar de que hay mucha presencia de ambos en los dos países, creo que falta más un poco quizás de conjunción o de conocerse más los dos países. Creo que hay muy poca gente que tiene esa rara oportunidad pero yo creo ser uno de ellos porque le tengo tanto cariño a mi patria como lo tengo al Perú.

¿Cuál fue tu primer programa de televisión?
El primer programa de televisión fue en realidad en Los Angeles. Fueron los primeros pinitos de la televisión en castellano pues lo hice con un señor Alex Prada que todavía vive quien tenía el Canal 2 acá. Hicimos una serie de programas y de anuncios en castellano. También en España tuve la oportunidad de estar muy metido en cosas de música y arte porque era compañero de Manuel Summers, que era gran director de cine.. Aquí en Perú entramos con tenis y con toros en el Canal 4, y en el 5 cuando hubo gobierno militar. Luego he hecho programas muy interesantes como Garbo y Coraje (gallos) que estuvo más de un año en el canal 7 y luego miles de veces me han invitado. Empecé los programas de Mediodía Familiar en el Canal 7 de Radio y Televisión Peruana y más tarde he ingresado en el cable a través del Jockey Club del Perú, donde tengo un espacio que lleva ocho años en el aire. Hemos estado en Cable Mágico y ahora momentáneamente estamos en el Canal 34 de Telecable y 66 de Cable Express, pero tenemos una gran oportunidad de poder crecer. Esta semana tengo una cita con Cable Mágico, con el Canal 13. Podemos hablar ya que me gustaría salir en señal abierta pero sigo pensando que verdaderamente mi programa es variado, entretenido, didáctico y se puede ver en internet abriendo el video www.jcp,org.pe de 7:00 a 8:00 p.m. los viernes y lunes lo cual nos permiten que nos vean mundialmente en esa hora peruana.

Felipe, tienes un Record Guinness contando chistes pero ¿cómo te nació esta afición?
Pues la verdad desde que era muy pequeño me di cuenta que mi padre que era ingeniero de minas, se comunicaba muy fácilmente en todos los sitios que iba con los chistes así como buen humor y yo ví que aquello era una gran experiencia. Ahora tengo cinco Records Guinness, dos en existencia que no salen en los libros porque de los cuarenta mil récord sólo salen cuatro mil pero tengo el de 100 horas contando chistes sin parar que son cuatro días y medio, que lo hicimos principalmente para beneficio del Hospital del Cáncer de la Avenida Primavera. El primero se hizo así y hubo otro que se hizo en Portugal pero el record que tengo es el de 100 horas. Tengo otro que son trescientos sesenta y cinco chistes en una hora que son records que están acreditados. Aparte tengo otro que son once horas volando sobre el Perú contando chistes con la línea aérea Faucett que no lo convalidaron en Inglaterra pero si salió en el Libro de Records Guinness de Colombia. Sigo sirviendo de asesor y me encantaría todavía hacer uno que otro record. Entre los records que he asesorado se encuentran: “La alfrombra de pétalos de flores más grande del mundo” en la ciudad de Tarma; “La parilla de Carne de Alpaca más larga del mundo”en Canchis-Sicuani/Cuzco; El “Pie de Papá” más grande del mundo”realizado por el Instituto CEPEA: “La causa en forma de Camiseta más larga del mundo” de la Municipalidad de Carmen de La Legua del Callao, y en proceso, “La montaña de botellas de vidrio más grande del mundo” que será realizada por la empresa Owens Illinois Perú entre otros.

REVISTA: "JUSTOMEDIO"
LUGAR: -
FECHA: -

Los Primeros 80 de Felipe Carbonell. Celebrando con Amor y Mucho Humor


REVISTA: "CARETAS"
LUGAR: -
FECHA: -

Premio de alto vuelo


REVISTA: "EL PERUANO"
LUGAR: LIMA, PERÚ
FECHA: -

La torta más grande del mundo


DIARIO: "EL TIEMPO"
LUGAR: CUENCA, ECUADOR
FECHA: 3 DE ABRIL DE 2010

Felipe Carbonell, el rey del humor

El madrileño Felipe Carbonell está de visita en Cuenca para presentar su show humorístico hoy a las 20:00 en Likapaay, en Turi.

Cuenca.- Felipe ha ganado a lo largo de sus 65 años, cinco récords de contar chistes, certificados por Guiness y difundidos por diferentes medios a través del mundo entero. A parte de su idioma natal, el cómico de 77 años habla francés, inglés, portugués e italiano, por ello ha roto diferentes barreras culturales y ha arrancado carcajadas en varios países, desde sus inicios a los 12 años gracias a su padre, que recuerda “tenía buen sentido del humor”.

Recuento

En 1983 contó en Lima más de 5.000 chistes durante 40 horas, logrando así su primer Guinness. Los 200.000 dólares que ganó en ese entonces los donó a un hospital de la ciudad peruana. Su segundo Guinees fue en 1988 cuando contó 9.000 chistes en 72 horas. Esto fue superado en 1990 cuando el número aumentó a 15.000 chistes en 100 horas.

Estos logros se suman a otros récords que se han complementado con su faceta de asesor y consultor de empresas que desean conseguir un Guiness, como es el caso de uno de sus últimos logros, el rollo del papel higiénico más grande del mundo, con la empresa Kimberly Clark de Perú.

He asesorado a muchas empresas para que logren un Guiness, porque esta es una gran promoción para un país y propaganda para las marcas, indica Felipe, al acotar que el libro de récords Guiness es uno de los más vendidos anualmente en el mundo.

Para Felipe, el éxito de un humorista está en la frecuencia con la que cuenta los chistes sumado al deseo de hacerlo con gusto, pues para él “un humorista medio nace pero también se hace”. En el humor no hay nada nuevo que inventar, como dice el dicho el amor para vivir y el humor para sobrevivir, finaliza. El cacho para los lectores: Se reúnen dos gays y el uno le pregunta al otro: ¿tú eres activo o pasivo? Y el otro le responde: no sabía que se estudiara contabilidad para ser maricón. (GOM)



REVISTA: "ELLOS & ELLAS (SUPLEMENTO REVISTA CARETAS)"
LUGAR: LIMA
FECHA: Marzo, 2014

Letra y música


REVISTA: "ELLOS & ELLAS (SUPLEMENTO REVISTA CARETAS)"
LUGAR: LIMA
FECHA: Marzo, 2012

El Tropel de Carbonell


REVISTA: "ELLOS & ELLAS (SUPLEMENTO REVISTA CARETAS)"
LUGAR: LIMA
FECHA: -

Jalón de orejas


Medios

Videos

Prensa

Letra y música


Ellos&Ellas - Revista Caretas

El Tropel de Carbonell


Ellos&Ellas - Revista Caretas

Jalón de orejas


Ellos&Ellas - Revista Caretas

La sonrisa precisa

Revista Caretas, Edición 2060, Lima

Felipe Carbonell, el Sr. Guinness
The Washington Post, Washington

Felipe Carbonell, el Rey del humor

El Tiempo, Cuenca (Ecuador)